domingo, 2 de febrero de 2014

LAS CONTRADICCIONES Y SUS CONSECUENCIAS (parte III)

Es entendible, y a todos nos pasa, que al principio vemos a la persona con la que estamos con ojos condescendientes y permisivos y que todo lo que hace esa persona nos parece divertidísimo, al principio todo es bonito, todo esta bien, no hay defectos, no hay cosas que no nos gusten… Vivimos como en un cuento de hadas en donde todo es perfecto y siempre hay un final feliz, o por lo menos eso creemos, pero la vida no es como un cuento de hadas y es todo menos perfecta, entonces debemos ser cuidados en escoger el hombre que va a estar con nosotras, ver como actúa, como se comporta con el mismo, con nosotros y con los demás, ver si es coherente y si tiene las cualidades que nosotros buscamos; porque si uno decide invertir estoy segura que es por que quiere obtener ganancias, nadie invierte sabiendo de antemano que va a perder, entonces si lo que uno desea es potencializar la inversión pues hay que tomar una decisión informada y responsable; debemos asegurarnos de que el hombre con el que vamos a estar merece todas esas cosas bonitas que tenemos para ofrecer. Por supuesto nada en la vida es seguro y siempre va a existir un riesgo de que las cosas no sucedan como esperamos o de que el hombre que creímos que era espectacular en realidad no lo es tanto. Así hayamos tomado la decisión mas informada y responsable, siempre habrán cosas externas que hacen que los resultados no siempre sean los esperados, pero estoy segura de que si uno toma decisiones conscientes, si no se logran los resultados, uno va a quedar con la tranquilidad de que hizo las cosas bien y podrá alejarse sin remordimientos, pero cuando no tomamos las decisiones de forma responsable y los resultados no son los que esperábamos siempre queda un sin sabor y un sentimiento de culpa, además del autorreproche de: y si hubiera esperado un poco, y si hubiera averiguado mas, y si me hubiera dado la oportunidad de darme cuenta y analizar que esto si era realmente lo que quería, soy una boba, me vieron la cara de boba, se aprovecharon de mi… Y no podemos echarle la culpa a otro de haber tomado decisiones equivocadas o de habernos metido con alguien que no cumple con nuestras expectativas, porque la decisión fue nuestra. Hay que recordar que del afán no queda sino el cansancio.

Tampoco podemos esperar conseguir a alguien perfecto simplemente porque no existe, no podemos ser radicales y esperar que un hombre solo tenga cosas buenas y hacer nuestra “check list” basadas en eso porque probablemente nos quedaremos esperándolo toda la vida y nos frustraremos. Tenemos que ser conscientes de que todos tenemos defectos. Lo que si podemos hacer es tener claro que cosas (defectos, virtudes, cualidades, principios) estamos dispuestos a negociar y cuales no para así poder realizar un “perfil” del hombre que queremos y buscarlo de acuerdo al mismo, eso nos facilita la vida y nos evita mucho sufrimiento. Si ya se que definitivamente no quiero que mi pareja sea perezosa, si conozco a alguien que lo sea pues no voy a perder tiempo y energía saliendo con el o intentando conocerlo más porque de antemano tengo la seguridad de que las cosas no van a funcionar (cosas que no se negocian) pero si por  el contrario, aunque no me agraden mucho las personas perezosas no es trascendental para mi que lo sea, pues me doy la oportunidad de conocerlo porque puede tener muchas otras cualidades que si son importantes e indispensables (cosas que se negocian). Esto también es un tema de coherencia, no podemos contradecirnos a nosotros mismos, si ya sabemos que es lo que queremos y lo que no y buscamos a alguien que nos pueda brindar lo que deseamos y no tenga lo que no nos gusta seguramente nuestras relaciones serán mas sanas y seremos más felices.

No nos podemos relacionar con personas que tengan cualidades que para nosotros no son negociables pensando en que podemos cambiar a esa persona, es absurdo que pretendamos hacerlo, las personas no cambian porque otras se lo pidan, las personas cambian por voluntad propia, además si nos metemos en una relación es para disfrutarla, no para que sea un karma, en ese sentido estamos buscando ser novias(as), no terapeutas para cambiar comportamientos… Muchas veces cometemos el error de relacionarnos con alguien pensando que en el futuro va a cambiar todas aquellas cosas que no nos gustan, y aun sabiendo que la persona posee cualidades con las que no podemos vivir, decidimos juntarnos con ella por motivos equivocados y es ahí cuando empiezan los conflictos y la infelicidad. Cuando esto sucede estamos frente a otra contradicción: ¿por qué si sabíamos que esa persona tenía algo que no nos gustaba decidimos relacionarnos con ella? Por qué no evitamos entrar en un conflicto simplemente por satisfacer un capricho? Si le preguntan a una persona que está en esta situación el por qué se relaciono con esa otra persona sabiendo que tenia cosas que definitivamente no soportaba seguramente les va a contestar que porque le gustaba, y ¿que es el gusto? El gusto, sin razones que lo sustenten, es un capricho y una relación no puede estar sustentada ni basada en un simple capricho porque seguramente esta llamada al fracaso. Si uno se relaciona con alguien simplemente porque le gusta, sin saber si le conviene o no o sin por lo menos intentar encontrar razones mas profundas y cualidades que en verdad lo atraigan, esa persona ni quiere a la otra persona ni se quiere a si misma y cuando ese gusto se apague la va a dejar de valorar y seguramente terminará la relación. 


*Esperen la ultima parte de LAS CONTRADICCIONES Y SUS CONSECUENCIAS dentro de 8 días.