domingo, 16 de febrero de 2014

AMAR NO ES UNA OBLIGACIÓN

En primer lugar es importante saber que nadie, ninguna persona, independientemente de la relación que tengamos con ésta está obligada a querernos y por lo tanto nosotros tampoco lo estamos para con nadie, es decir, no tenemos la obligación de querer a una persona determinada. Si alguien nos quiere o si decidimos querer a alguien es por una decisión personal, porque encontramos algo en aquella persona que nos inspira y motiva a quererla pero jamás porque nos toca y sea una obligación.

En cuanto a las relaciones de pareja es indispensable tener claro que amar no es una obligación, y que si alguien está con nosotros es porque quiere hacerlo. Esto es primordial ya que de esto se derivan varias conductas y tiene diferentes implicaciones.

-  Si nadie está obligado a querernos y a estar con nosotros, y esto lo tenemos claro, cerramos la puerta a la manipulación y al maltrato.

Muchas veces estamos con alguien, a pesar de que haya maltrato físico, sicológico y/o emocional porque esa persona nos hace creer que es la única que nos quiere y por eso nos aferramos a ella. Por medio del maltrato esa persona logra crear una dependencia hacia ella ya que nos hace ver que somos tan poquita cosa que lo único que tenemos que hacer es agradecer que esté con nosotros. ¿Y si somos tan poquita cosa y con quien estamos es supuestamente la última maravilla entonces por qué está con alguien que no le da la talla? ¿Por qué esa persona que supuestamente es “superior” a nosotros, sabiendo que no somos nadie y que no merecemos que alguien nos quiera, decide “aguantarnos” y “querernos”?

Nunca nos hemos puesto a pensar que es esa persona que nos maltrata y manipula quien no merece estar con nosotros y que es ésta quien nos necesita para sentirse “superior”? Es cierto que si nos maltratan es porque nosotros lo permitimos y tal vez lo permitimos porque no hemos sido capaces de entender que estamos siendo manipulados para hacernos creer que esa persona nos quiere porque le toca y porque si no es ella nadie lo va a hacer. Falso, ya sabemos que quien nos quiere reconoce que tenemos defectos y virtudes y nos acepta tal y como somos, entonces si realmente nos quisiera no nos maltrataría ni manipularía y mucho menos nos haría sentir “inferiores” porque cuando uno ama a alguien quiere “enaltecerlo”, motivarlo a crecer como persona y hacerlo sentir bien. Cada vez que alguien nos intentara convencer de que esta con nosotros por obligación nosotros ya deberíamos estar convencidos de que si está con nosotros es porque quiere pues nadie la está obligando, mucho menos nosotros que al ser supuestamente “inferiores” no tenemos ningún poder sobre esta persona.

Cuando entendemos que nadie nos puede querer por obligación cerramos la puerta a que nos convenzan de cosas que no son, nos quitamos la venda de los ojos y empezamos a ver que si es decisión de la otra persona estar a nuestro lado pues es esa persona la que debe asumir las consecuencias de sus actos y no recriminarnos ni echarnos la culpa a nosotros de que nos quieren y están a nuestro lado porque tienen la obligación de hacerlo; y es ahí cuando empezamos a rechazar y a no permitir el maltrato ni la manipulación ya que eso puede ser una muestra de todo menos de amor. Cuando nos damos cuenta de que nadie esta con nosotros por obligación también nos damos cuenta que es esa persona la que nos necesita a nosotros para creerse el cuento de que es superior ya que si no tiene a nadie a quien maltratar o manipular no puede sentirse así, entonces debemos entender que somos nosotros mismos, cuando dejamos que nos maltraten, que le damos el poder al otro para que se sienta y “sea” superior. Y digo “sea” porque entre los seres humanos no hay jerarquías y ninguno es superior al otro, todos somos iguales así cumplamos diferentes roles.


El que esta con nosotros sin querer estarlo en cualquier momento puede tomar la decisión de alejarse, si sigue con nosotros es porque nos necesita para alimentar y complacer sus anhelos y/o sentirse superior. Teniendo conocimiento de eso nos hacemos responsables de nuestros actos y somos nosotros quienes decidimos si seguimos con esa persona y dejamos que nos maltrate y seguimos creyendo que nos quiere a pesar de que sabemos que nos estamos engañando o  si por el contrario decidimos  alejamos y le demostramos que no somos inferiores, que tenemos suficiente amor propio y que podemos encontrar a alguien que nos quiera tal y como somos, porque todo ser humano, a pesar de sus defectos, puede tener a alguien a su lado que lo acepte como es sin recriminaciones ni reproches.

Continuara…