domingo, 19 de enero de 2014

LAS CONTRADICCIONES Y SUS CONSECUENCIAS (parte I)

Creo que la mayoría de los problemas en una relación se generan a raíz de las contradicciones entre nuestro pensar y nuestro actuar y esto genera frustraciones en nuestro sentir. Si, los seres humanos somos supremamente contradictorios, vivimos en una lucha constante entre lo que queremos ser y lo que verdaderamente somos y entre lo que queremos hacer y lo que hacemos, sin detenernos a pensar si el camino escogido nos llevará al destino que hemos elegido.
 
Es impresionante, y si, muchas veces triste, ver como muchos de nosotros queremos conseguir algo y hacemos absolutamente todo lo contrario para llegar a eso, muchas veces por ingenuidad, que digamos que en alguna medida es excusable, y muchas otras por orgullo, el que dirán, inseguridad o cualquier razón de mucho menos peso que ser nosotros mismos, razones que son absolutamente reprochables. Pero el problema no es solo ese, también muchas veces no hay coherencia entre lo que buscamos, esperamos, queremos y conseguimos… Así, por ejemplo, buscamos una persona familiar, pero esperamos que no se la pase con su familia ni le de prioridad a la misma porque queremos que la prioridad seamos nosotras y al final resulta que conseguimos alguien que no es familiar. Si queremos que alguien sea familiar debemos permitirle que lo sea.
 
Las contradicciones también nos llevan a hacer cosas o a tomar actitudes y decisiones que no nos sirven para lograr conseguir lo que queremos y esto se da simplemente porque el orgullo, algunas veces, nubla nuestra sensatez y opaca toda lógica posible. ¿Por qué si queremos que nuestra pareja sea tierna, empezamos dejando de ser tiernos nosotros para ver si de pronto el otro se da cuenta de nuestra ausencia de ternura y se pellizca y empieza a ser tierno?  ¿Por qué más bien si lo que queremos es ternura no empezamos dándola? Si sembramos lechuga es imposible que vayamos a recoger tomates… Pero no, no podemos, nos cuesta muchísimo trabajo ser alguien que de hecho queremos ser solo para que la otra persona no se de cuenta que somos débiles, o que estamos enamorados o simplemente para mostrar que podemos ser mas fuertes … el amor no se trata de debilidad, no se trata de fortaleza, no es una lucha de poderes y mucho menos una exhibición de quien puede mas o menos… el amor es simplemente aceptar a la otra persona tal y como es, enamorarse de sus cualidades pero sobretodo de sus defectos.
 
Pero definitivamente no hay peor contradicción que la de no ser nosotros mismos por querer estar con alguien, pretender ser otra persona simplemente para agradar o complacer a otro… Esa contradicción sí que trae problemas y sufrimiento innecesario. Cómo es posible que pasemos por encima de nosotros mismos, que “vendamos nuestra alma al diablo” y sacrifiquemos nuestra existencia y nuestra esencia por algo que al final de cuentas jamás va a funcionar? Porque la verdad sea dicha, una relación que empieza con una persona que no es ella misma esta llamada al fracaso por una o varias razones: (i) llegará el punto en que la persona que ha decidido no ser ella va a explotar, no va a poder contener su deseo de ser y va a sacar a relucir quien realmente es, nadie puede ser quien no es, por mínimo que sea, siempre habrá algo que deje ver su verdadera personalidad y esencia; (ii) en el supuesto que alguien logre ser quien no es y pueda mantener la fachada intacta por mucho tiempo va a ser alguien amargado y frustrado, que nada le da felicidad porque no puede expresarse como realmente quiere, no hay nada mas frustrante que no poder ser y cuando uno no se siente bien con uno mismo simplemente no se puede sentir bien con nadie mas; (iii) si se logra ser quien no es, la persona que se enamora de nosotros no está realmente enamorada de nosotros sino de una mentira, de otra persona, y cuando se da cuenta de la realidad se lleva una gran decepción y posiblemente no quiera vivir engañado y decida alejarse. 


*Esperen la segunda parte dentro de 8 días.