domingo, 2 de marzo de 2014

EL “MOLDE”


Existen dos tipos de molde, el que creamos por conceptos sociales, educación, por lo que nos enseñaron nuestros padres y el circulo en el que nos movemos, y aquel que es innato, el molde con el que venimos, el perfecto para nosotros y el que, lamentablemente, se nos va olvidando por ese que vamos armando a lo largo de nuestra vida. En este capitulo me referiré a ellos como el molde ficticio y el molde adecuado.

Hagamos de cuenta que nosotros somos un molde en forma de pentágono en el que solo entra una figura específica, o bueno, para no limitar el número de figuras a solamente una, caben muchas figuras pero solo si tienen una forma determinada que encaje perfectamente en la forma del molde (y caben una por una, no todas al tiempo, valga la aclaración).

I.                    El Molde Ficticio 

Cada persona tiene un único molde, el molde adecuado, aquel que tiene una forma distintiva y que nos caracteriza, ese molde tiene las formas para que encaje la persona adecuada, con las cualidades que nos gustan y los defectos que somos capaces de aceptar, tiene la forma con la que nos sentimos perfectamente cómodos y a gusto cuando las piezas encajan y lo hacen sin ningún tipo de esfuerzo o cambio en la figura. Pero ese molde adecuado lo vamos transformando ficticiamente, y digo ficticiamente ya que ese cambio no es real, solo pasa en nuestra mente, el molde adecuado no cambia, nosotros lo vemos diferente que es otra cosa, y lo vemos diferente gracias a lo que vamos viviendo, a nuestras experiencias, a lo que nos enseñan, a lo que vemos, a los estereotipos de la sociedad, a lo que la gente cree que debería ser.

Es ese molde ficticio el que la mayoría de veces utilizamos para encontrar la ficha que debería encajar, pero como es ficticio nunca vamos a tener éxito pues nuestro molde adecuado tiene otra forma, es diferente. Toda la vida vivimos buscando la figura que encaje en el molde ficticio y por lo tanto toda la vida estamos luchando y haciendo fuerza para lograr que la ficha que encontramos según el molde ficticio encaje en el molde adecuado, a veces logramos que encaje y otras no, pero cuando logramos que encaje es con esfuerzo, y como la pieza no esta hecha para ese molde nunca va a casar perfectamente, siempre habrá una parte que quede estrecha y otra libre y por lo tanto no nos vamos a sentir cien por ciento a gusto con esa ficha, siempre va a existir la sensación de que falta o sobra algo.

Intenten meter un cuadrado dentro de un molde en forma de circulo, seguramente cabe, pero quedan muchos vacíos, lo que quiere decir que no están hechos el uno para el otro. Por qué si sabemos que el molde es circular, no buscamos una ficha en forma de circulo que quepa perfectamente y sea el complemento para que dicho molde quede completo? Por qué nos gastamos años intentando encajar una figura en un molde que no es el suyo?

Todo lo de las figuras y moldes lo utilizo como una analogía para mostrarles que no cualquier persona con la que queramos entablar una relación sirve para tal fin, siempre debemos buscar aquella que case perfectamente con nosotros y que nos haga sentir seres completos, que no sobre nada pero tampoco que falte algo. Es importante mencionar que dicha persona debe ser compatible con nosotros sin ningún tipo de esfuerzo, no debemos luchar para que dicha figura entre en el molde ya que si es así simplemente estamos uniendo una figura y un molde equivocados y cuando intentamos hacer esto es cuando aparece el desgaste, el estrés, la impaciencia, la frustración, y un sin numero de emociones que nos alejan de la felicidad, porque por mas de que hagamos nuestro mejor esfuerzo para que las dos piezas queden perfectamente unidas no lo vamos a lograr y en cambio si vamos a estar mal gastando esfuerzos y tiempo muy valioso cuando podríamos estar mas bien utilizándolo para buscar la ficha que realmente es la adecuada. 

* La segunda parte dentro de 8 dias. 
*Este capitulo está dedicado a Turelio D. . Gracias por esas largas charlas adolescentes, aprendí mucho de ellas.